Unión

UAR

Memorias / Mensaje del Presidente

Bajar las memorias en PDF

Llevo toda una vida dedicada al rugby, son más de 43 años. A la pasión del juego le siguió la pasión por hacer cosas en este deporte, como entrenador, como dirigente de mi Club y luego desde esta Casa.

Se trata de mi segunda familia: el rugby. Pero a ustedes les reconozco, que muchas veces indebidamente, antepuse el rugby a mi familia.

El rugby es una cuna de dirigentes, que no llegan por efecto escalafonario sino por méritos acumulados en décadas de trabajo en equipo. No alcanza una exposición mediática o un notable discurso, el rugby requiere méritos, perseverancia y el acompañamiento grupal en todas sus instancias.

Quiero agradecer a los clubes de Rugby del país, que a través de sus Uniones me han propuesto y designado para conducir al Rugby Argentino por los próximos cuatro años.

La reciente reforma del Estatuto, decisión política renovadora en el Rugby Nacional, tiene como objetivó, confiar en ésta conducción para que podamos trabajar sin presiones electorales en una consensuada transformación de nuestra institución madre, procurando que sea un instrumento moderno y dinámico que pueda ayudar y guiar el crecimiento de los clubes y de las Uniones, buscando incrementar la cantidad de jugadores, su calidad técnica, humana y su seguridad integral, porque sabemos que todo esto es bueno para nuestra comunidad y sobre todo para nuestra juventud.

En este Consejo que es y será democrático, participativo y republicano, y que me toca presidir, cada uno de los integrantes, han sido elegidos también democráticamente en cada una de las ocho regiones que conforman el mapa rugbístico del país. Es decir todos somos representantes de la gran familia del rugby argentino. La gran riqueza y el potencial de nuestro rugby se encuentra en su enorme cantidad de jugadores y dirigentes no rentados, que conforman su fortaleza y tipicidad.

Son más de 490 clubes en la Argentina, distribuidos en 25 uniones con más de 120.000 jugadores en actividad, que producen un fenómeno notable en nuestra querida juventud, reafirmando valores y educando sana y deportivamente.

Todo esto es el fruto del trabajo voluntario y tesonero de innumerables, dirigentes, jugadores y educadores no rentados que dedican sus horas libres a compartir esta pasión deportiva.

Desde la UAR seguiremos con nuestro trabajo tendiente a la superación de todo el rugby nacional, apoyando las acciones que definiremos en conjunto con la dirigencia de todas las Uniones.

La Unión Argentina tiene también un desafío muy importante, que es el de conducir su estructura rentada de profesionales que están abocados esquemáticamente a dos grandes tareas:
PRIMERA, la de ayudar al desarrollo y formación de dirigentes, entrenadores, árbitros y jugadores del rugby de base promoviendo el juego y la competencia.
Y la SEGUNDA, trabajar en la preparación de los seleccionados Nacionales que nos permitan con orgullo tener una firme presencia en el Rugby internacional, porque está demostrado que tenemos potencial para ello.

Una tarea va de la mano de la otra. El objetivo superador de un deportista es formar parte del seleccionado nacional, sea que lo logre o sea su deseo formativo o válida utopía durante toda su vida de rugbier.

La UAR va a seguir trabajando para formar sus seleccionados dándoles las herramientas a los jugadores para que se desarrollen en los centros de rugby y academias.

Pondremos gran énfasis en la preparación de nuestros seleccionados nacionales ya que de su buena perfomance dependen los recursos que sostienen y fomentan las Competencias de Clubes, los Torneos Regionales, los seleccionados provinciales, los sevens y el Coaching, facilitando así la difusión y crecimiento de nuestro deporte, a lo largo y ancho del país. No tiene previsto esta conducción realizar ninguna competencia profesional o rentada interna en la Argentina. Por otro lado no hay ningún requerimiento de ésta índole. Sólo la ya autorizada para los Seleccionados Nacionales.

Tenemos grandes desafíos:
PRIMERO: La preparación y mejora permanente de nuestros Pumas, Pumitas, Jaguares, Pampas XV, Seven y el seleccionado Femenino.
SEGUNDO: La conformación de un equipo para cumplir con la invitación a jugar el Súper Rugby.

TERCERO: La construcción de un centro Nacional de Alto Rendimiento.

CUARTO: aumentar la cantidad y mejorar la calidad de nuestros jugadores, entrenadores y dirigentes, mediante la capacitación constante de nuestro Rugby de Base.

No quiero dejar de agradecer a toda la gran familia del Rugby pero en especial a los Consejeros UAR que nos han precedido a través de los años, a nuestros profesionales, al Presidente saliente Cacho Castillo a Agustín Pichot, a todos los jugadores, a la Prensa que día a día colabora para difundir lo que hacemos y en especial a los desinteresados dirigentes de todo el país que al igual que en mi querido club Duendes, dedican sus horas libres a conducir nuestro deporte apasionadamente.

Finalizando quiero destacar que todos somos el Rugby Argentino, pertenecemos a esta gran familia, amamos este deporte y con nuestro trabajo lo haremos más grande, haciendo de él, una pasión de vida.

Carlos Araujo – Presidente UAR