Incripción al newsletter


Recibir newsletter

Noticias

16/09/2016 / Concentración Nacional Juvenil

Las conclusiones de los entrenadores

El Head Coach del seleccionado juvenil Nicolás Fernández Lobbe y los entrenadores Gastón Conde e Ignacio Fernández Lobbe hacen, en esta nota, un repaso y una evaluación de los resultados observados en las últimas Concentraciones Nacionales Juveniles. "El futuro es prometedor", concluyeron.

Nicolás Fernández Lobbe, Head Coach de los juveniles

"Las conclusiones que se pueden sacar de manera rápida tras una Concentración Nacional tienen más que ver con ver con analizar si lo que estuvimos entrenando se pudo efectuar y en qué medida se puedo ejecutar. Con eso, como primera evaluación, estamos satisfechos. Luego si, a medida que pasan los días, somos más puntuales a la hora de analizar cada aspecto de la Concentración. Todo se analiza e intentamos ser muy consistentes con cada aspecto que se revisa, tanto de los chicos como de lo que nosotros mismos ponemos en foco".

Añadió que "Por supuesto, nuestro nivel de satisfacción va in crescendo a medida que se van llevando adelante las Concentraciones. Lo que podemos observar y analizamos es que hay unas ganas que contagian y todos nos potenciamos. Sumar minutos de trabajo con los chicos no tiene precio, porque ellos muestran una predisposición muy grande y unas ganas de seguir aprendiendo y progresando que generan un círculo virtuoso en todos". 

Concluyó afirmando que "Poder contar con chicos de todo el país es algo increíble. Siempre digo antes, durante y después de cada Concentración Nacional y lo conversamos entre el Staff, que no paramos de sorprendernos del crecimiento que se observa y de las ganas de los chicos por crecer".

Por su parte, Gastón Conde, uno de los entrenadores, manifestó que "El principal objetivo de la última Concentración Nacional fue la de ver jugadores a los que no habíamos podido ver en forma personal porque estábamos en el mundial y queríamos reevaluarlos de manera personal"

"Es muy importante poder compartir una semana con ellos, no sólo ver la parte rugbística. Es verlos en todo, evaluar su comportamiento, su compañerismo, cómo se manejan individualmente y grupalmente... Para lo que es rugby, ellos se mostraron en su mejor forma en el partido del sábado". 

"Vamos viendo jugadores y vamos armando el rompecabezas a futuro, lo que viene para 2017 y 2018 también. Siguen apareciendo jugadores interesantes". 

"En los clubes se adelanto mucho el proceso de desarrollo de los chicos y eso hace que el nuestro trabajo en las Concentraciones sea más duro a la hora de la selección, porque hay muchos jugadores más parejos de todos lados del país. Hoy, la balanza está equilibrada. Antes era diferente, pero hoy en día, casi cualquier jugador del país está en condiciones de integrar o al menos, de participar de una Concentración Nacional en la que se lo pueda evaluar con mayor detenimiento, porque el nivel ha crecido. Y eso, ya es grandioso y es evidente el crecimiento de unos años a esta parte en éste y otros aspectos".

En tanto, Ignacio Fernández Lobbe, otro de los entrenadores, dijo "Lo que veo, y es impresionante, es que los chicos aprenden cada vez más rápido y se adaptan también cada vez más rápido a lo que les exigimos y en su afán por aprender, se muestran ávidos por practicar más cosas en cada Concentración Nacional".

"Los chicos, por ahí en los primeros días, son más callados, más introvertidos, pero a medida que se van soltando y van pasando los días , te preguntan, te piden ver los videos de los entrenamientos, son exigentes con ellos mismos y con los entrenadores también. Demandan información y quieren que les expliquen qué hicieron mal y que les digas también qué hicieron bien. Rugbísticamente, los chicos llegan cada vez más informados y formados.

En la última Concentración nacional, por ejemplo, los chicos -la gran mayoría- tienen mucho tiempo por delante para seguir trabajando porque podrían incluso jugar el Mundial del 2018... es decir, hay muchas posibilidades en cuanto tiempo de trabajo potencial con ellos y de ellos mismos en sus centros de rugby. Hemos visto, evaluado y tomado contacto directo con más de 120 chicos de todo el país, que insisto, casi todos llegan en óptimas condiciones rugbísticas. El trabajo global en toda Argentina está dando frutos y a medida que vayan pasando los meses, los jugadores van a estar cada vez mejor y mejor preparados".